“Ventajas y peligros de los préstamos con garantía hipotecaria”

Ahorro

Written by:

La crisis económica de 2008 generó una grave distorsión en Europa y a pesar que la mayoría de los países se han recuperado favorablemente otros aún viven las secuelas. Por ejemplo en España la crisis ha hecho énfasis en el empleo, es un problema estructural que ha sido objeto de diversas reformas para poder activar el aparato productivo, promover el emprendimiento y la creación de fuentes de empleos dignos a fin de generar mayor crecimiento y desarrollo económico.

  Esta crisis de empleo ha afectado considerablemente el nivel de ingreso de la población por lo que han tomado popularidad los préstamos bancarios y de otras empresas financieras.

En este artículo te traemos las ventajas y peligros de los préstamos con garantía hipotecaria, es decir en dejar un inmueble como garantía para un préstamo bancario.

  Una de las ventajas que se pueden generar al solicitar un crédito con garantía hipotecaria es que baja el costo del crédito considerablemente pues existe una garantía que actúa de certeza para el cobro y se reduce el riesgo de forma amplia. De tal manera que la ventaja principal que puede obtener un cliente con los préstamos bancarios con garantía hipotecaria es que se puede lograr una tasa de interés mucho menor que la de otros préstamos. Esta concesión puede generar grandes ahorros al cliente dándole mayor capacidad de maniobra para tomar decisiones financieras, el dinero que se logre ahorrar puede servir para otras inversiones, ampliaciones, mercaderías, entre otros.

  Otras de las ventajas que se tienen al solicitar un préstamo bancario con garantía hipotecaria es que el sistema de amortización suele ser más flexible y por tanto más largos lo que asegura que las cuotas sean más bajas. Esto por su parte es de sumo interés porque pagar las cuotas del préstamo no afectaría gravemente el presupuesto de la empresa o de la familia.

 Otra ventaja de los préstamos bancarios con garantía hipotecaria es que pueden ser aprobados a personas que no cuenten con una gran trayectoria crediticia puesto que se tiene una garantía muy importante como es un inmueble. De ahí que la mayoría de las personas que usan este tipo de préstamos por lo general tienen esas restricciones.

  Ahora bien, la desventaja principal y lo más peligroso de este tipo de préstamos bancarios con garantía hipotecaria es que si no se paga se puede perder el inmueble dado en garantía o el depósito dado en garantía al momento de su constitución. El proceso legal conlleva a que el cliente deba ceder los derechos de propiedad al banco quedando en una situación muy crítica a nivel crediticio.

  Es por ello que el cliente que es titular de la hipoteca es quien debe gestionar desde una perspectiva amplia el riesgo de la operación, pues es él el único que tiene un gran riesgo, es decir perder la propiedad de su inmueble en caso de presentarse un conflicto de impago por alguna razón.

  Este tipo de préstamos debe ser considerado con sumo cuidado, analizar con detalle las ventajas y las desventajas antes de tomar una decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *