Qué es el recargo de equivalencia

Ahorro

Written by:

Para hacienda, no todas las empresas son iguales y cuenta con regímenes fiscales adecuados a distintos tipos de comercio. En caso del comerciante minorista están sometidos a ciertas obligaciones fiscales y sistema para facturar de forma distinta que otros.

En cuanto como se paga el IVA, el comerciante minorista forma parte de un régimen especial para simplificar el pago de IVA aplicado artículos que no han sido transformados por la empresa o persona física comerciante minorista, lo que es igual a decir que solo funcionen como distribuidor al público. No aplica para actividad de industria, servicio o comerciante mayorista.

Se exime del recargo de equivalencia los productos o prendas de piel natural, artículos usados o segunda mano, artículos de avicultura y apicultura, vehículos que funcionen con motor, joyería, aviones y embarcaciones, el material de construcción o maquinaria destinada a uso en la industria.

Este recargo finalmente quien lo repercute en la facturación es el proveedor a su comerciante minorista. Incluye en factura de forma separada el recargo equivalente al IVA que se imponga. Si es IVA 21%, recargo de 5,2%; IVA 10%, recargo de 1,4 e IVA de 4% recargo de 0,5.

Por lo tanto, por ser un régimen especial cambia las normas de facturación, para el comerciante y el proveedor.

Si nos enfocamos en el comerciante, el recargo de equivalencia le exime la realización de declaraciones de IVA o la obligatoriedad de llevar el libro de IVA como el resto incluidos en el régimen general; no obliga a emitir facturas a clientes siempre y cuando no le sean solicitadas; deberá informar al proveedor que se encuentra sujeto al régimen para que emita la factura de forma correspondiente y en caso de viajeros quienes tengan de derecho a que se les devuelva el IVA presentan la solicitud para que le sea devuelto lo que se aplicó por recargo de equivalencia.

Es el proveedor quien queda obligado a  presentar sus declaraciones de IVA declarando el recargo de equivalencia e incluirlo en sus facturas.

Para hacienda esto facilita la recaudación y disminuye déficit fiscal pero en cuanto al comerciante minorista le representa una ventaja no tener que realizar declaraciones de IVA correspondientes al régimen general y obligatoriedad de emitir facturas a menos que sean solicitadas. Lo que evidentemente simplifica el cargo administrativo del comerciante minorista.

Para ser excluido de este régimen, se debe facturar por encima del 20% a clientes profesionales y empresarios para solicitar ser incorporado al régimen general de IVA el próximo ejercicio fiscal previa notificación a Hacienda y presentado los comprobantes respectivos que sean solicitados.

Claramente, el recargo de equivalencia es un concepto que debe ser dominado si se quiere dedicar al comercio minorista o si ya lo son, a menos que como se dijo previamente facture por encima del 20% a profesionales y empresarios.

El conocimiento del régimen fiscal aplicable para su negocio representa la tranquilidad de realizar su actividad económica dentro de los parámetros legales y evitar futuras o posibles sanciones por incumplimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *